RAMIBLOG

Prof. Ramón Idrogo

Reflexiones sobre el arte, la ciencia y la vida.

El docente anti-alumno

Escrito por ramiblog 14-12-2018 en Educación. Comentarios (0)

¿Es correcto usar la palabra "alumno"?


Las personas que me conocen saben que me gusta saber el origen de las cosas. Siempre me han apasionado temas como el origen del universo, el origen de la vida, de la humanidad, y también, el origen de las palabras. Cuando conocemos la raíz etimológica de las palabras, podemos hacer uso de ellas con mayor propiedad, y expresar, con mayor grado de exactitud, esas ideas que tenemos en mente.


La Venezuela actual está en medio de una transformación curricular en el ámbito educativo, se está dejando atrás el viejo modelo conductista para optar por una educación constructivista donde el niño sea el protagonista de su propio proceso de formación, lo cual me parece excelente.


Bajo este nuevo enfoque, ha surgido una oleada de docentes, profesores universitarios e incluso algunos estudiantes que se escandalizan al escuchar la palabra “alumno”. Estas personas afirman con vehemencia que es incorrecto usar aquel término para referirse a los estudiantes, alegando que su significado proviene de una palabra en latín compuesta por el prefijo “a” (de ausencia o carencia), y “lumno” (luz), según lo cual “alumno” significaría “sin luz”, una persona sumida en la oscuridad y la ignorancia. Esta afirmación es totalmente errada y alejada de la realidad, y solo supone un desconocimiento del idioma y una falta educativa lamentable.


La palabra “alumno” proviene del latín “alumnus”, un sustantivo, que a su vez procede de “alere”, que es el infinitivo latino para “alo”, “alui”, “alitum”, que significa “alimentar”, “nutrir”, “cultivar”. Por añadidura, “alumnus” es aquel que se alimenta o que se nutre, y concretamente, en el campo educativo, aquel que se alimenta de conocimiento y sabiduría.


En latín no existe "lumno", sino "discipulus" (discípulo). En todo caso, "sin luz" sería "a-lumen" (que es una palabra compuesta), y no "alumnus" (no es palabra compuesta). El prefijo "a", según las reglas del latín, solo se puede usar en palabras compuestas, y "alumnus" no es una palabra compuesta.


Esas personas que afirman que “alumno” significa “sin luz” no son más que víctimas de un mito urbano, que por no investigar a profundidad, cayeron en las redes de la mentira. Pero nunca es tarde para rectificar, y rectificar es de sabios.


La próxima vez que alguien les diga que es incorrecto usar la palabra “alumno”, explíquenle el hermoso significado de ese vocablo, y díganle que todos somos alumnos en esta vida, porque siempre nos estamos nutriendo de conocimiento, de sabiduría. El conocimiento es una necesidad humana, tan importante como lo es comer o beber, porque es nutrir el alma, y para que vean lo importante del asunto, la palabra “alma” también tiene la misma raíz latina y significa “nutrir”, nutrirse para crecer y así transformarse cada día en una mejor versión de nosotros mismos.

El Sonido Musical

Escrito por ramiblog 06-12-2018 en Música. Comentarios (0)

El Sonido Musical: de lo físico a lo eterno


El recurso que usamos los músicos para expresar ideas y sentimientos es el sonido. El sonido es un fenómeno netamente físico: es la propagación de ondas mecánicas a través de un medio (sólido, líquido o gaseoso), que esté generando el movimiento vibratorio de un cuerpo. La propagación del sonido involucra necesariamente transporte de energía, pero sin transporte de materia.

Pensemos por un momento en un instrumento como el piano: una bestia inanimada de cientos de kilos hecha de madera y metal. Resulta impresionante como un pianista, valiéndose de ese colosal monstruo puede llegar a emocionarnos y conmovernos.

El sonido tiene la tendencia natural a morir en el silencio, necesita una energía constante que lo levante y lo impulse. Todo buen músico debe tener en cuenta eso, la necesidad de dotar de energía al instrumento para sacar de ahí los sonidos precisos según  la necesidad emocional de la obra que se interprete. También se debe tener presente que el silencio es un recurso indispensable en el discurso musical. Una pausa en el momento justo puede enfatizar un pasaje musical de una forma grandilocuente.

Básicamente de eso se compone la música, de sonidos –y su ausencia, que es el silencio– elementos regidos por las leyes de la física, pero que indudablemente causan una reacción emocional en nosotros, nos exaltan y hasta nos hacen llorar.

Cuando vamos a un concierto y escuhamos a una orquesta interpretar magistralmente una obra de Beethoven o Tchaikovsky –por poner un ejemplo– al acabar el concierto, ya esas notas se han evaporado, se han esfumado, porque la energía necesaria para crear esos sonidos ha cesado. Pero la música no muere cuando expira el sonido, porque la música perdura en nuestra memoria y nos sigue elevando el espíritu.

Es así como la música, proveniendo de un fenómeno físico con tendencia natural a morir, transmuta y se convierte en algo eterno, se queda en el inconsciente colectivo, como prueba fehaciente de la grandeza humana.

Un paseo por la gastronomía venezolana

Escrito por ramiblog 26-11-2018 en Venezuela. Comentarios (0)


Una historia llena de sabor


Cada región de la geografía mundial tiene su comida típica, y ella va íntimamente ligada a su historia y su cultura. La gastronomía de cada pueblo es prueba tangible de las vivencias de las personas, de sus costumbres, sus gustos y sus recuerdos. Los platos típicos de cada nación son orgullo de sus habitantes, sin importar sus creencias religiosas, raza o doctrina política. La comida une a la gente en un cálido abrazo, y lleva al que la degusta a un viaje fantástico a través de los sentidos, y lo mejor de todo, es que solo hay que sentarse y disfrutar.


En Venezuela tenemos una enorme variedad gastronómica que es el resultado de la mezcla de las culturas europeas, en especial de España, Italia, Portugal y Francia; África, a través de los esclavos negros que llegaron con los colonizadores; Y de los pueblos indígenas que habitaban en estas regiones desde mucho antes que arribara Colón.


Son comunes ingredientes como el maíz, el arroz, el trigo, la papa, la yuca, elaborandose con ellos un sinfín de platos. La reina indiscutible de la gastronomía venezolana es la arepa, que es una suerte de pan, que en su versión más antigua era hecha con maíz pilado, el cual era desgranado y se le extraía la parte germinal, para luego ser machacado en una especie de mortero, llamado pilón, hasta convertirlo en una harina no tan fina, y con esta se elaboraba la mencionada arepa, en forma de bollo de masa que después era aplanada y cocida en una plancha primitiva llamada budare. Este tipo de arepa era usada, sobre todo como una guarnición para platos cárnicos o proteínas de origen vegetal como las caraotas o frijoles.


Muchos años después, concretamente en 1960, se produce la industrialización de la harina de maíz. La procesadora de maíz de Empresas Polar inició en este año la fabricación de la harina de maíz precocida “Harina P.A.N.”, que llevó a los hogares venezolanos una masificación en el consumo de la arepa, pues ya no era necesario el engorroso proceso del pilado. Las amas de casa veían en “Harina P.A.N.” una solución práctica a muchos de sus problemas alimentarios.


Se convierte entonces la arepa en el “Pan Nuestro de Cada Día”, y evolociona hasta convertirse en el platillo principal de muchas regiones de nuestra patria. Muy famosas son las arepas rellenas, en donde, la arepa ya cocida es cortada hasta casi separar sus “caras” y entre ellas se introduce una gran variedad de rellenos, tales como, embutidos, leguminosas, guisos de carne o pollo, diversas ensaladas, pescados, mariscos y quesos. Dependiendo del tipo de relleno, la arepa recibirá un nombre específico: Reina Pepiada, rellena con ensalada de pollo y aguacate; Dominó, que en su interior tiene caraotas y queso blanco rallado; Pelúa, rellena con carne mechada y queso amarillo tipo gouda; Catira, con pollo desmechado guisado y queso amarillo; Pabellón, en la que el plato típico y bandera de la gastronomía venezolana es llevado dentro de una arepa, pues consta de tajadas de plátano fritas, carne mechada guisada, caraotas negras pudiendo o no llevar queso.


También con el maíz, pero tierno, se elaboran las cachapas: Se pasa el maíz tierno desgranado a través de un molino hasta obtener una pasta, la cual se sazona con sal y azucar para luego disponerla en forma de disco en un budare hasta que este dorada por lado y lado. Suele acompañarse esta delicia con queso de mano, un tipico queso venezonalo que recuerda por su consistencia a la mozzarella italiana. Tambien es comun acompañarla con carne de cerdo frita.


Tan apreciado es el maíz por los venezolanos que con él se elaboran platos que han llegado hasta el exterior y son conocidos por su exquisito sabor: las empanadas, los bollos rellenos, las cachapas y la mencionada arepa.


Comida venezolana por regiones


Podemos dividir la gastronomía venezolana en cinco grandes regiones: Oriente, los llanos, centro, los Andes y occidente.


En oriente, sobre todo en la región norte es común el consumo de pescados y maríscos, elaborándose con estos productos de mar gran variedad de cocteles, arroces, pastas y sopas o sancochos. Más al sur se degustan quesos frescos como el guayanés o el queso de mano. Se consumen tubérculos como el ñame, la yuca y el ocumo.


En la región de los llanos se acostumbre a comer carne de res y productos relacionados con la agricultura. Es muy apreciada la carne en vara asada, en donde, los cortes de carne son aderezados únicamente con sal y luego empalados en una estaca de madera y asados a fuego lento en las brasas hasta que la carne este bien hecha pero aún jugosa. En esta región también es habitual el consumo de animales de caza como el conejo, la lapa, el chigüire y el venado. La gran mayoría de los platos cárnicos son acompañados con tubérculos, caraotas, frijoles o arroz, y las tajadas de plátano que nunca pueden faltar. En los llanos, además de la arepa, se come también la deliciosa cachapa de maíz tierno.


Vamos ahora a la regíon central, en la cual se encuentran las grandes zonas productivas del país, y por estar alejada de regiones agropecuarias, la variedad alimenticia consta de productos como el pollo, la carne, el arroz, la pasta y, observándose además, una gran influencia de la cocina europea. Son muy deliciosos los guisos, estofados y sopas de la region central, partiendo casi todos ellos de un sofrito inicial de cebolla, ajo, tomate y el inconfundible perfume del ají dulce venezolano, que es un tipo de chile muy aromático donde el sabor picante no esta presente. Son muy apreciados platos como el asado negro, el pabellón y el pasticho, que viene a ser la versión venezolana de la lasaña italiana.


En la región andina se consumen tubérculos como la papa y cereales como el trigo. Además del pollo, es común consumir carne de oveja y res. Se come poco pescado, con excepción de la trucha que se cultiva en esa región. Es muy curioso que la arepa en los andes no sea de maíz, sino de trigo, pero de ninguna manera deja de ser exquisita. Uno de los platos más conocidos y queridos de la gastronomía andina es “la pisca andina”, una sopa de papas, leche, queso, aromatizada con ajo y cilantro.


Viajemos ahora a occidente, en donde, además de carne de pollo y res, se consume también el chivo y la cabra. Existe en esta región una ámplia producción de quesos. Sus platos típicos tienen influencia indígena y europea. Particularmente en el estado Zulia, han nacido platos rápidos, famosos en toda Venezuela por su delicioso sabor, por ejemplo, el patacón, que es una suerte de emparedado en base a plátano con diversa cantidad de rellenos; el tumbarrancho, que es una variedad de arepa y los pasteles de trigo fritos.


En Venezuela la gastronomía tambien varía dependiendo de la época del año: en Semana Santa se acostumbra a comer pasteles de pescado y morrocoy. En navidad la mesa se viste de gala para recibir a las amadas hallacas, que son una especie de tamal relleno con un guiso de carne, pollo y cerdo, aderezado con aceitunas y pasas de uva. También en época navideña se come el sabroso pan de jamón y la ensalada de gallina, que como dato curioso, muchas veces es elaborada con pollo mechado y no con gallina.


La mesa dulce venezolana


Pasemos ahora a la mesa dulce, donde el rey indiscutible de los postres venezolanos es el quesillo, que no puede faltar en los cumpleaños o cuando “se pica una torta”. Se trata de un flan que, a diferencia del europeo, se usan tanto las yemas como las claras del huevo. Este postre se aromatiza con ingredientes que van desde la esencia de vainilla, la rayadura de cítricos, hasta diversos alcoholes como el ron o el brandy.

Entre nuestros postres y dulces, tenemos delicias como los turrones de coco, el dulce de lechoza, el majarete, los buñuelos de yuca bañados en caremelo de papelón, la torta de piña, conservas de distintas frutas y el arroz con coco.


La comida nos une


Es nuestra comida típica un patrinomio que debemos cultivar y amar. En tiempos como el actual, donde las diferencias estan a flor de piel y la polarización política ha hecho que la gente se aleje, la comida se puede usar como vehículo para unir familias, para calmar los ánimos y para hacer que olvidemos esas diferencias que tanto daño le hacen a nuestro país. Conocer es querer, y querer, cuidar y preservar nuestra tradición gastronómica es un derecho y un deber de todos los venezolanos.


El origen extraterrestre de la vida

Escrito por ramiblog 26-11-2018 en ciencia. Comentarios (0)

El origen extraterrestre de la vida

Actualmente sabemos que el código genético es el mismo para todos los seres vivos (bacterias, hongos, plantas, animales, incluido el ser humano). Los avances de la ciencia filogenética han determinado que todos los organismos vivos descendemos de un microbio ancestral que "apareció" en la Tierra hace unos 3800 millones de años.

Stanley Miller, demostró con un experimento en 1953 que es posible crear compuestos orgánicos como los aminoácidos (sustancias esenciales para la vida), a partir de materia inorgánica. Incluso, se han encontrado muestras de aminoácidos en rocas espaciales (Meteorito Murchison, 1969), y más sorprendente aún, se sabe de la existencia de sustancias orgánicas en regiones del espacio mucho más antiguas que el planeta Tierra.

Ahora bien, los aminoácidos son solo una parte del enorme edificio que da forma a la vida: la célula. ¿Cómo pudieron organizarse todas estas sustancias para originar la primera célula viva?

No es descabellado pensar que la materia orgánica fue traída al planeta Tierra por una lluvia de meteoritos o algún cometa que colisionara con ella. Tampoco es atrevido pensar que la primera célula viva pudo haber sido puesta en este planeta por alguna forma de vida inteligente proveniente de otro planeta o alguna galaxia lejana, justo en el momento adecuado para que pudiera desarrollarse y multiplicarse. Tal vez, al fin y al cabo, los que vivimos en la Tierra somos, en efecto, extraterrestres, o por lo menos tenemos un origen extraterrestre.